h1

No te quiero

diciembre 13, 2008

Seamos sinceros. No quiero no quererte. Y ya empezamos mal, entonces. Debo convencerme de que no te quiero, mirarme al espejo y decirme: no lo quieres. Mirarte y decrime no, no lo quiero. Y es que ya es suficiente, ¿no lo crees? Estoy harto de ahogar el llanto cada que tu novia se conecta con sus nicks estúpidamente escritos con mayúsculas y minúsculas (¡CÓMO ODIO QUE HAGAN ESO!) expresando lo mucho que te ama y lo maravillosa que es su vida teniéndote a su lado. Y ella siendo maravillosamente feliz y yo aquí, mordiendo la almohada para no gritar.

¿Y qué quieres tú que yo haga? Quiero pero no quiero convencerme de que no te amo a ver si así puedo finalmente olvidarte. Pero es tan difícil. Y ya que estamos siendo sinceros, no nos engañemos: yo no quiero ningún pinche novio. Lo que quiero es olvidarte, pero a veces no puedo evitar pensar que sólo lo haré cuando pueda querer a alguien más. Y entonces hago berrinches porque no encuentro a ese alguien más, pero… ¿cómo lo voy a encontrar?

¿Por qué no lo encuentro? ¡Porque no quiero! ¡Y esto se está volviendo un círculo vicioso! Mi odio por la tierra en la que habito se está volviendo más y más visceral, y mi único plan es irme de aquí en cuanto sea posible. (Creo que eso no es sano). Y entonces no quiero encontrar a nadie aquí porque me da miedo atarme de cualquier manera. Y, así, Dios mío, volvemos a empezar.

Quiero, pero no quiero. Y en eso se me va la vida.

h1

Quiero un beso

diciembre 11, 2008

YA.

h1

Lástima

diciembre 8, 2008

¿Alguna vez han sentido lástima genuina?

Yo pensaba que cuando lo volviera a ver sentiría coraje. Pero no fue así. Sentí lástima, lo que es peor. Estoy convencido de que no hay sentimiento más horrible que la lástima.

Uno puede sentir compasión por los niños de África o por los amigos que han perdido a un ser querido o por las personas que han sufrido desgracias. Y está bien. Pero lo que yo sentí al verlo fue algo peor, algo terrible, algo que me hizo sentir extremadamente mal. Eso fue la lástima en su estado puro.

Porque no era esa sensación de “chin, ojalá pudiera ayudarle…”, no, para nada. Era esa sensación de “hombre, cómo te lo mereces y qué pena, pero…”. Se veía mal. Se veía triste, cansado, sucio, como si todo el mundo hubiese pasado por encima suyo. Y, sinceramente, no dudo que así haya sido.

Y cuando se me acercó, con su sonrisita de “lo siento”, a darme las gracias por todo lo que hice por él, con un tonito que imploraba de rodillas que le permitiera volver a ser mi amigo… sentí pena. Sentí lástima. Sentí esa sensación que no es constructiva para nada, porque no iba acompañada del deseo de ayudar, sino que era simplemente el movimiento del ánimo que te hace doblar una mueca y seguir adelante, como cuando ves a un borracho tirado en la calle y sólo puedes pensar “pobre hombre”.

Pero sabes que el borracho está así porque quiso, y así yo supe que si él se veía tan triste y maltratado era porque así lo había querido.

Y ahora él me dice que ya salió del hoyo, que ya se levantó y retomó el camino recto, y que sólo espera que aún pueda decir que es mi amigo… y yo no sé. Finalmente me di cuenta que rencor no siento, a pesar de lo mucho que me hizo, pero, ¿amigos? No sé. Dudo mucho que, después de las mil oportunidades que le di de más, ahora pueda recuperar mi confianza. No sé si pueda darle algún tipo de cariño, especialmente si, por ahora, sólo siento lástima.

h1

Quiero hacer Memes!

diciembre 1, 2008

Y me vale madres que me critiquen xD.

Estoy pensando, por cierto, MUY seriamente en aprovechar mi cuenta de LiveJournal para deshacerme de una maldita vez por todas de WordPress… pero me da demasiada flojera hacerlo ahora porque habría que escogerle un layout bonito y eso :P.

Se lo robé a XiZu, fuente inagotable de buenos memes y buenos fics.

01. Answer each of the questions below the cut using the [Flickr] search engine.
02. Choose a photo from the first three pages.
03. Copy the URL of your favorite photos [here].
04. Then share with the world.

(Nota: La 3 no se ve, pero abajo está el link.)

mosaic2444390

1. Foggy gateway to San Francisco, 2. Lasagna al forno, 3. Marzo 2007 Lerma, Edo. de México, 4. Rojo 🙂, 5. hyde, 6. Foggy gateway to San Francisco, 7. How should I write “I love Japan”?, 8. Cinnamon Chocolate Cake, 9. Jill Sole: Tutor of the Linguist, 10. He Who Must Not Be Named, 11. Sábado exagerado., 12. Fargo Theatre, 27 March 2008 (2)

01. First Name: Francisco (puras imágenes de San Francisco…).
02. Favourite Food: Lasagna.
03. Hometown: Lerma, México (sí, ésa iglesia es la de mi ciudad).
04. Favourite Colour: Rojo.
05. Celebrity Crush: HYDE.
06. Favourite Drink: Coca-cola.
07. Dream Holiday: Japan.
08. Favourite Dessert: Chocolate.
09. What I Want To Be When I Grow Up: Linguist.
10. What I Love Most In The World: He-who-must-not-be-named.
11. One Word That Describes Me: Exagerado
12. My LiveJournal Name: Fargok (sí, tengo un livejournal que no uso y ése es mi nombre xD [pero a falta de Fargok, busqué Fargo :P]).

h1

Algo sobre la afamada crítica, en el marco de Crepúsculo

noviembre 30, 2008

Advertencia: Si te interesa leer una crítica de Crepúsculo aquí no la vas a encontrar. Este post toma a Crepúsculo como elemento disparador para hacer una crítica a la crítica misma. Por lo demás, es bastante largo y tedioso, así que mejor no lo leas 😛

Y bien, hoy fui a ver Crepúsculo.

Y me gustó mucho.

El tratamiento de un tema TAN cliché como es el Vampirismo, en un marco aún MÁS cliché como es la adolescencia (y lo que es peor… la High School D=) auguraba algo terrible… pero extrañamente me gustó. Vamos, que nunca falta el “vampiro bueno”, y era obvio que aquí tendríamos uno, pero la forma de ser de estos vampiros buenos se me hizo muy nice, muy linda.

Cinematográficamente hablando… pues yo qué sé. La crítica dice que es muy mala. Pero la verdad yo siempre he desconfiado de la crítica (tanto cinematográfica como literaria), porque pienso que casi siempre está muy prejuiciada y que es bastante pedante. No, yo no sé cuando una película es mala y cuando es buena… yo sólo sé cuando me ha gustado y cuando no. Y prefiero la opinión de la gente común, de la gente que no está “en el medio”, de la gente que sé va al cine para divertirse. Porque yo no soy cinéfilo ni crítico, y a eso voy al cine: a pasar un buen rato.

Tampoco es que desprecie a TOOOODA la crítica. Pero en realidad sólo hay tres personas de las cuales me gusta escuchar su opinión. Eso no quiere decir que tome estas tres opiniones como un dogma; si no estoy de acuerdo no lo estoy y punto.

Llevo un año y medio estudiando Literatura y me he dado cuenta que la mayoría de los “intelectuales” (así, entrecomillado) son en realidad unos reverendos pendejos pedantes que usan palabras extrañas para aparentar erudicción y que desprecian las cosas que son populares porque son populares. No puedo negar que el target de cualquier obra es determinante para determinar lo que es bueno y lo que es malo, pero pienso que no es una prueba tajante e invariable.

Hace un par de días uno de mis compañeros dijo que Harry Potter era un “librillo”. Y no lo es. Y no importa lo trascendental que ha sido para esta obra la mercadotecnia, literariamente hablando, es una verdadera Obra. Y me vale madre lo que mis compañerillos pseudointelectuales digan: yo creo que es bueno. Y es que en el terreno del arte sólo se puede ser objetivo si no se expresan juicios de valor, y eso no tiene sentido en el terreno del arte.

Cualquier obra artística puede ser analizada desde tres puntos de vista principales: el del productor, el de la obra en sí, y el del receptor. Yo creo que el mejor de ellos es el de la obra en sí (me considero inmanentista), pero lo cierto es que siempre es mejor tomar una postura integral. Con esta base, volvamos a Crepúsculo:

Desde el punto de vista del receptor, del target, es obvio que está destinada aun público adolescente que busca romance y acción, y al que le interesan las cosas como los vampiros porque son bien pro. En lo personal, no me gusta ver las cosas desde el punto de vista del target, me parece la postura más débil, pasemos a lo que sigue.

La obra en sí, desprendida de todo elemento externo, no me pareció mala. Por lo menos no desde el punto de vista del argumento, el cual me pareció bastante original para tratar esos dos temas tan cliché que ya mencioné. Otros elementos como la actuación, música y eso prefiero no mencionarlos; no me parecieron malos, pero no tengo la competencia para realmente analizarlos.

Por último, el autor. Este aspecto me parece más fuerte que el del receptor, pero como ya dije, prefiero adoptar una postura inmanentista, aunque considero que es mejor ser integral. No puedo hablar mucho del autor. Del director no sé nada, y de la autora original de la novela no sé mucho; hoy se me comentó que, con su obra, pretende transmitir valores de su religión (mormona), en particular el de la castidad.

Aquí me detengo un poco. Las opiniones y posturas de los autores son siempre muy respetables, pero yo soy de los que creen que el arte debería ser (porque es muy importante notar que no es) menos cargado de pretensiones externas a la de ser un objeto estético. Claro que esto es una utopía, y a lo largo de la historia del arte nos encontramos con que las mayores obras maestras fueron instrumentos para tales o cuales causas, que, desprendidas en tiempos posteriores de su pretensión (por haber dejado esta de ser aplicable), son apreciadas únicamente por su valor estético, que es muy grande.

Sin embargo, uno no puede evitar que las pretensiones del autor resulten determinantes para la postura que tome hacia el libro. Por ejemplo, el tan odiado Dan Brown: sus libros no son la gran maravilla, pero, como narrativa, no son malos; sin embargo, su pretensión antieclesiástica tan pueril y morbosa a mi gusto, hacen que me caiga muy mal.

Hay sobre esto algo que quiero decir, de mi forma de pensar. Me molstan de sobremanera, me causan malgenio terrible las personas anti-cualquier-cosa. Incluso aunque yo tampoco esté de acuerdo con esa cosa, las actitudes anti se me hacen irritables a más no poder*. Mi postura es esta: si no estás de acuerdo con algo está bien, pero si te vas a manifestar, mejor manifiéstate en pro de lo que sí estás de acuerdo. Por eso me cagan de sobremanera las cosas antieclesiásticas (me aburren mucho, y no es que yo este mil por ciento de acuerdo con la Iglesia)… La pretensión de la autora de Crepúsculo, según mi informante, al cual le parecía bastante molesta, a mí no me pareció tan irritante. Sí, no me hace gracia que quiera promover sus valores de castidad pero, tan siquiera está haciendo algo en pro de lo que cree, y no en contra de lo que no le gusta.

Ya para concluír… El problema de la crítica no es que no tenga sus opiniones bien fundamentadas, que estas no sean validas o que estén mal estructuradas (todo lo contrario); el problema es que suele tratarse de un grupo de eruditos que te dicen: “La cosa es así. Tú puedes o no estar de acuerdo, pero como no soy lo suficiente maduro para aceptar réplica, si dices que no te consideraré demasaido pendejo como para que tu opinión valga un cacahuate y me orinaré en tu jeta”.

Y sobre Crepúsculo, pues me gustó. No me pareció la película del año ni nada por el estilo, y no se ha convertido en una de mis preferidas; pero las dos horas que estuve en el cine las disfruté, y eso es lo importante: disfrutar. Y es que fuera de todas las demás pretensiones y funciones que tenga, el arte está para eso: para ser disfrutado. Y me han dado ganas de leer la novela, sin atender a la crítica hasta no haberme formado mi propia opinión.

twilight1

Una mordidita nada más…

Ah… y los vampiritos están preciosos, eso que ni que xD.

Love ya.

h1

Cyanide and Happiness

noviembre 29, 2008

Diría que uno de los mejores webcomics habidos y por haber 😛

Cyanide and Happiness, a daily webcomic
Cyanide & Happiness @ Explosm.net

“Bueno, Señor Brown… espero que su actitud sea
tan positiva como estos resultados.”

Hilarante xD.

h1

Siempre odié al número 8

noviembre 25, 2008

Siempre lo odié porque nunca me aprendí la jodida tabla del ocho. Sí, ríanse, porque es cierto: ninguna otra tabla me cuesta tanto trabajo como la del ocho. Y por eso siempre dije: “no me gusta el número ocho”.

Y ahora tengo una razón más.

Hace algunos días (y eso ya es noticia vieja), se aprovó la dichosa cosa esa 8 en California, y todas las parejas homosexuales que hasta ese momento disfrutaban del derecho al matrimonio, lo perdieron.

Muchas personas, heterosexuales y homosexuales, están sencillamente en contra del matrimonio. Lo consideran una institución vacía y podrida. Y tal vez lo sea en muchos casos, pero, ¿le negarían el derecho a las personas de casarse? Mis padres llevan 25 años de feliz matrimonio y hablo en serio cuando digo feliz… ¿qué dirían si de pronto les dijeran que su matrimonio no es legal, que no vale para nada, que nadie lo reconoce?

El matrimonio es una ocpción. No se supone que nadie obligue a nadie a casarse, uno se casa porque quiere y porque puede. Estoy seguro que los que tanto atacan al matrimonio no abogarían por destruír tal institución, dirían algo así como “yo no me voy a casar, no me quiero casar, no creo que casarse sea bueno”, y está bien. Ellos pueden no casarse y nadie va a decirles nada. Están en su derecho, porque el matrimonio es un derecho, y si quieres lo usas y si no no. Así funciona.

Los que atacan, sin embargo, al matrimonio gay, defienden al matrimonio “normal”. Y lo más extraño es que sus argumentos para atacar al matrimonio gay sean proteger a las familias, proteger a los matrimonios normales.

¿De verdad creen que nosotros queremos quitarles su derecho a casarse? ¿De verdad creen que nuestro afán es que ustedes no se puedan casar y nosotros sí? ¿De verdad creen que queremos hacer de la homosexualidad algo obligatorio? Pues les tengo noticias: no. Nosotros sólo queremos que se nos deje en paz, que se nos deje vivir como somos y como queremos ser. Ni siquiera buscamos que se nos “acepte”, no queremos obligar a nadie a nada. Pero existimos, lo siento, no importa lo que hagan o dejen de hacer, seguiremos existiendo.

Los homofóbicos idiotas salen con sus mamadas de “antes era ilegal, ahora ya casi quieren que sea obligatorio”. Piensan que los gays los invadimos como si fuéramos marcianos, porque de pronto ven que hay más. Pero no es así, no somos más: sencillamente ahora estamos superando el miedo y estamos diciéndole al mundo: “hey, aquí estamos”. Y no nos van a hacer desaparecer. No pueden. Yo no pido que nos acepten, pero tienen que vivir con ello.

Bueno, pues… recuerdo haber visto un par de videos que defendían con mejores argumentos al matrimonio homosexual. Aquí están:

Discurso de Carmen Montón, visto aquí:

Y este otro que no sé quién sea y a quien no le entiendo nada xD (bueno, un poquito), pero al que vi aquí, donde pueden también encontrar la traducción.