Archive for the ‘Literatura’ Category

h1

EL guardián entre el centeno

diciembre 20, 2008

Bueno, pues, a imitación de otros montones de blogs, creo que no es mala idea reseñar un poco los libros que leo.

Estos días le tocó el turno a El guardián entre el centeno, novela de J. D. Salinger. Es bien  conocido por ser el libro de cabecera del (maldito) asesino de Lennon y por haber sido leído y aclamado por otros asesinos e intentos de asesino famosos. Por supuesto, esto es meramente circunstancial y no hay razones para creer que la novela tenga algo que ver con la sed de sangre de estos pobres desgraciados; aunque cuenta la leyenda que el FBI sigue a todas las personas que lo compran, para estar seguros (y en ese caso… ¡un saludo a los agentes del FBI! Y mis condolencias por sus compañeros muertos a manos de Kira).

El guardián entre el centeno es narrado por su protagonista, Holden, un adolescente newyorkino que todavía no está muy seguro de lo que quiere hacer con su vida. Las principales características que le encuentro son tres: le encanta la literatura, tanto leerla como crearla (y eso de inventar historias le va muy bien; de hecho, mentir es una de sus más desarrolladas capacidades, y, de no odiar tanto al cine y al teatro, podría ser un buen actor); siente mucha confusión y hasta cierto asco por el mundo; y le gustan mucho los niños, quizá porque son sinceros. En suma: un adolescente que no es diferente a los demás.

A Holden lo han echado del colegio al que asiste, por eso de haber reprobado todas las materias (menos Lengua y literatura). No es la primera vez que lo expulsan del colegio, y realmente no parece importarle demasiado. Faltan algunos días para las vacaciones y Holden no quiere permanecer en la escuela, pero tampoco quiere volver prematuramente a casa, y como tiene algo de dinero, decide irse a vagar unos días por la ciudad.

Realmente las aventuras, por así decirlo, de Holden en New York no son la gran cosa. La novela no va tanto de qué es lo que le pasa, sino de la manera en que lo percibe. A lo largo de sus páginas, llegamos a conocer a Holden y a identificarnos con él, con su muy sincera manera de decir lo que piensa y siente con respecto al mundo que lo rodea, sus ideas, sus frustraciones y su poderosa imaginación.

Realmente no hay, en el argumento, momentos de especial tensión o nudos que quiten el aliento, ni un descenlace espectacular; de hecho, se lleva un ritmo muy uniforme a lo largo de todo el libro, pero sin llegar a ser aburrido nunca. Lo interesante no son los acontecimientos narrados, sino la manera en que son presentados y nos permiten conocer a Holden.

Me gustó bastante. No aburre en absoluto (ni me han dado ganas de matar a nadie); tiene una narración estupenda, muy fluida y amena, y también es muy sencillo, por lo cual es altamente recomendable para todo tipo de público. Al parecer, por lo que he leído, en su época causó controversia, por mostrar de manera muy cruda la frustración y sexualidad adolescentes, pero hoy en día no es la gran cosa.

Yo digo: léanlo, pero no esperen una gran chingonería acorde al mito de los asesinos.

Anuncios
h1

Top 5 de las 5: Detectives

octubre 26, 2008

El género detectivesco/policiaco siempre me ha gustado. E irónicamente nunca me he hechado ninguna novela o película de Sherlok Holmes. Soy raro. Como sea, de este género aquí les dejo mis favoritos:

5. Mystery, Inc.

Aunque ya no soy de esa época, siempre me encantaron las caricaturas de Hanna-Barbera. Y Scooby-Doo… es mi favorita. Sin embargo, es importante aclarar que a mí me gusta “Misterio a la orden” o “Mystery, Inc.”, es decir, el grupo conformado por Scooby, Fred, Daphne, Vilma y Shaggy. Desde “Scooby Doo, ¿dónde estás tú?” hasta “Las nuevas aventuras de Scooby Doo”, pasando incluso por “Un cachorro llamado Sccoby Doo” y las películas Live Action, siempre he disfrutado mucho las aventuras de ese grupo; pero toooodas las series en las que sólo aparecen Scooby y Shaggy con algún otro personaje patiño (como Scrappy o ese niño morenito) me aburren hasta morir.

Esos chicos entrometidos y su estúpido perro

Esos chicos entrometidos y su estúpido perro

Por cierto que, hasta la fecha, siempre que no consigo algo, digo entre dientes: “¡Lo hubiera logrado, de no ser por esos muchachos entrometidos y su estúpido perro!”

4. Gregory House M.D.

No es nigún secreto que House sigue la figura arquetípica de Holmes, tanto así que hasta sus nombres se parecen. La habilidad deductiva de House y su manera de trabajar lo asemejan más (y así se supone que sea) a un detective policiaco que a un médico. Y es que, efectivamente, él persigue y atrapa a las enfermedades como si fueran criminales, y sus métodos poco convencionales pero muy efectivos, aunados a su misantropía y al verdaderamente buen trabajo actoral que Hugh Laurie hace al interpretarlo (un trabajo por lo demás estupendo, comenzando por la espléndida imitación del acento americano de este actor inglés) lo han convertido en uno de los personajes más populares en la actualidad. House es una buena serie, a pesar de estar cargada de clichés internos (pero bien manejados, lo que sea de cada quien) y de su extrema popularidad (todos sabemos que la crítica “culta” considera “malo” algo cuando se vuelve demasiado popular).

El negro mamón, La buenota, El misántropo, el Mariconcito lindo, el Patiño abandonado y la Jefa buenota y solterona

De izquierda a derecha: El negro mamón, La buenota listilla, El misántropo, el Patiño abandonado, el Mariconcito lindo, y la Jefa buenota y solterona

3. Olivia Benson

En Law & Order: Special Victims Unit, Olivia es uno de los personajes principales. Ella es uno de mis personajes femeninos favoritos en todo el mundo y es que es la mujer fuerte, pero no feminista, con gran sentido de la justicia, tierna y dura cuando debe serlo; pero por supuesto, no es una mujer perfecta, y esos pequeños detalles de su personalidad, como su aparente adicción al trabajo y su extremada identificación con las víctimas, hacen de ella un personaje muy completo, verosímil y dramático.

Personaje tan dramático que no sé qué mamada poner aqui

Personaje tan dramático que no sé qué mamada poner aquí

2. Guglielmo da Baskerville

Guillermo (William o Guglielmo) de Baskerville es un fraile franciscano de la edad media que es llamado a una abadía benedictina en algún lugar de Italia para resolver el misterio de la extraña muerte de un monje. Es el protagonista de El nombre de la rosa, de Umberto Eco, una de mis novelas favoritas. Esta obra es de esas que me han hecho quedarme pegado al libro sin poder hacer nada hasta terminar, que han acabado con mis uñas y que me han casi sacado lágrimas. Su capacidad deductiva es impresionante y la obra nos permite adentrarnos en el mundo de los monjes de la edad media, uno de los mayores méritos de la novela.

El papá de Indiana Jones y el niño al que violaron durante la filmación (casi literalmente)

El papá de Indiana Jones y el niño al que violaron durante la filmación (casi literalmente)

1. L

L es Dios

L es Dios

L Lawliet es su verdadero nombre (¡sí, su verdadero nombre es L!), y no sólo es el mejor detective del mundo: es los tres mejores detectives del mundo. Y sí, tiene un encanto particular por su forma de andar y sentarse, por su manía enfermiza por la glucosa y por su piel pálida-pálida… Y por lo hermoso que se ve Kenichi Matsuyama interpretándolo *_*

Yo si le daba *¬*

Yo sí le daba *¬*

Menciones especiales:

Sherlok Holmes

Elemental, mi querdido Watson… Éste es el detective por antonomasia, el personaje arquetipo del que todos hemos oído hablar, fundamento e inspiración para muchos y también motivo de numerosas parodias.

Usanso sombreritos cagados desde 1887

Usanso sombreritos cagados desde 1887

C. Auguste Dupin

De la mente de Edgar Allan Poe en su cuento Los asesinatos de la calle Morgue, Dupin es probablemente el primer detective propiamente dicho en la historia de la ficción. Poe es conocido como el pionero en el género detectivesco y, aunque no es tan conocido como Holmes, Dupin es, me atrevo a decir, la figura principal en el paradigma de los detectives ficcionales.

Editado: Gracias, Martín, por tu correción; este tipo de errores demuestran que yo también soy humano ;).

h1

Top 5 de las 5: Trilogías

octubre 11, 2008

Nota: Hoy no hay imágenes por exceso de hueva 😛

El tres es el número cabalístico por excelencia. Incluso más que el 7, el tres se encuentra en todos lados: los tres reyes magos, la Santísima Trinidad, cielo-purgatorio-infierno, nueve círculos para cada uno (nueve es tres veces tres), son tres las cabezas de Lucifer, por tradición, a los niños se les presenta ante la comunidad a los tres años, Jesús murió a los 33 año… y son tres los componentes de las trilogías. Cuando se habla de series de tres obras ficticias, se habla de trilogías; nunca he escuchado que se hable de “teralogías” o “heptalogías”… en dado caso se habla de series de cuatro o siete; las trilogías tienen su propio nombre por lo mucho que el tres representa, y para la ficción el tres resulta imprescindible, pues toda obra se puede dividir en tres partes: inicio, desarrollo, final; introducción, núcelo, descenlace. Y hay tantas, tantas trilogías, que hasta resulta difícil decidirse por 5 para el prsente top.

5. Matrix

Sólo he visto Matrix (las tres) una vez y las entendí. Eso me hace sentirme demasiado inteligente xD. Y í me gustaron, incluso la tercera, a pesar de que todos dicen que es una mierda 😛 Sea como sea, el cliché de doblarse en cámara lenta para esquivar un balazo es una chingonería xD.

4. La Divina Comedia

Debo aceptar, por cierto, que NO he leído la Divina Comedia Entera, pero he leído y analizado con cierta profundidad fragmentos de las tres partes; el Infierno es la onda (y, es tan representativo, que muchos creen, incorrectamente, que la obra trata del viaje de Dante por el infierno…), el Purgatorio está pasable, pero el Cielo es bastante aburrido (bueno, muy difícil, con un alto contenido filosófico que, por lo demás, es bastante adecuado, pues contrasta con la terrenalidad del Infierno). Una joyita de la literatura universal, claro, y fuente de mucos elementos intertextuales para cualquier cosa.

3. Back to the Future

Ah… amo esta serie de películas de Ciencia Ficción; esto de los viajes en el tiempo es divertido cuando se meten con las alteraciones que estos provocan, y se crean historias todas locas y con complicaciones. Seeh, muy chido xD.

2. The Lord of the Rings

Al igual que la ulterior, esta obra en realidad es una obra de seis partes, pero cada dos partes están agrupadas en una parte “mayor”: La comunidad del anillo, Las dos torres y El retorno del rey. La lectura de la novela es un poco pesada, pero jodidamente satisfactoria, y hermosa y todo. Las películas son buenas, pero Jackson hizo algunas barrabasadas imperdonables que no mamen ¬¬

1. Star Wars

Sí, Star Wars es en realidad una serie de seis películas, pero se habla en realidad de dos trilogías; y ambas me encantan, a pesar de los muchos aspectos que se han criticado de los episodios I, II y III. Ah… no sé… Star Wars es uno de los pilares de mi vida.

h1

Top 5 de las 5: Lugares de ensueño

julio 6, 2008

Este domingo el tema para el Top 5 de las 5 es lugares de ensueño que me gustarìa visitar. Para hacer la onda más interesante, he decidido que sean lugares ficticios. Pues… sin más preámbulos, a darle átomos:

5. Kanto y Jhoto

Kanto

Kanto

Seh, las isalas de los juegos de Pokémon Red, Blue, Green, Yellow, Gold, Silver y Cristal… xD Antes tenía sueños recurrentes en los que era un entrenador Pokémon y viajaba por las ciudades y pueblos de estas dos ilsas haciendo lo que hacen los entrenadores… aw… quiero jugar Pokémon…

4. Naboo

Naboo

Naboo

¡El mejor lugar del universo para casarse!

3. Isle Delfino

Isle Delfino

Isle Delfino

No sólo Super Mario Sunshine ha sido uno de mis juegos favoritos, sino que cada vez que prendía la consola me daban ganas de tirarme en la arena y descansar. Joder, no creo que haya mejor destino turístico que ése, y eso que yo prefiero la montaña.

2. Lothlórien

Lothlórien

Lothlórien

Elfos, Elfos y más Elfos… el lugar más hermoso del universo Tolkien, o por lo menos así me lo imagino yo. Y es que ahí está la dama dorada, Galadriel…

1. Hogwarts

Hogwarts

Hogwarts

Pueeeeees… ¿qué fan de Jarri Potá no quiere visitar Hogwarts? Claro que lo chingón sería ir a tomar clases allá…

Más destinos para este verano en:

Brusete: http://mirandoalapared.blogspot.com
Wittenbergman: http://flaigrod.blogspot.com
William: http://esquemaspiramidales.blogspot.com
PD: Pensé que esto sería más fácil… pero tengo el coco quemado ._o

h1

Top 5 de las 5: Muertes

junio 29, 2008

Publico con un poco de retraso, pues hoy salí en la tarde con un amigo (saludos, tocayo xD); pero acá está.

ADVERTENCIA: El siguiente post contiene gruesos y jugosos spoilres de Harry Potter, Death Note, Dancer in the Dark, Elfen Lied y Dragon Ball Z.

Read the rest of this entry ?

h1

La increíble y triste historia de Fargok y las etimologías

mayo 11, 2008

(Jamás un título había sido choteado tantas veces, pero no puedo evitarlo; simplemente, ¡me encanta! xD)

Cuando yo era un chilpallatito idiota, demostraba un potente interés en el lenguaje (y, por eso, cuando le dije a mi amá que quería ser Letrero el lugar de Biólogo, no se sorprendió): un interés científico. Siempre quería yo saber de dónde venían las palabras, a tal grado que, dado que termómetro viente termos, temperatura y metron, medida (o algo por el estilo), yo preguntaba estúpideces tales como “Mamá, ¿de dónde viene silla? ¿Si de qué y lla de qué?” Sí, era un poco idiota, pero vamos, yo apenas y sabía escribir. Mis papás, hartos de mis preguntas (como todos los papás del mundo) compraron un diccionario etimológico para que, cada que preguntara por una palabra, ellos pudieran decir “¡Búscalo en el diccionario!”

Cuando yo entré a la prepa, la Universidad cometió una de las mayores estupideces del mundo: cambió el plan de estudios de preparatoria. Y no es que el plan no se pudiera o se tuviera que cambiar, no estoy en contra de los cambios… pero los cambios deberían ser para bien. El nuevo plan de estudios fue hecho en una noche y con las patas y eso se ve reflejado en la abundancia de materias de relleno (que ningún maestro puede dar y en las que no se aprendía nada), la desvalorización de materias de cierta importancia (como etimologías…), el alto egreso de estudiantes y el bajo ingreso de estos mismos al nivel superior (que demuestra lo obvio -y lo que la Universidad nunca dirá-: el nuevo plan está hecho para que sea más fácil terminar la prepa).

Uno de los grandes errores, marcado hasta el cansancio por más de uno de mis profesores de preparatoria, fue eliminar la matería conocida como Etimologías del plan normal y doblegarla a ser una materia optativa, que llevas sólo si quieres y que, además, sólo es tres horas a la semana (a diferencia de la mayoría, que se imparten cinco horas a la semana). Etimologías es -decían mis profesores- una materia fundamental; con razón se daba en primer semestre (ahora se lleva en quinto y nada más si quieres).

Sobra decir que esperé ansiosamente a que llegara quinto semestre para cursar esa materia. Y llegó, pero justo entonces se atravesó una obra de teatro que mis amigos y yo presentamos en distintos espacios académicos y no académicos (unos diez); el periodo de nuestra pequeña gira fue uno de los mejores que he pasado y, definitivamente, lo mejor de la preparatoria. Como le dábamos tanto presitgio a la escuela, no es necesario aclarar que todas las faltas estuvieron muy justificadas y, además, mi profesor de Etimologías era un tanto barco, así que acredité la materia con buenas notas, pero sin tener casi ninguna clase. Y, obviamente, sentí que no aprendí nada.

En primer semestre de licenciatura volví a tener un curso de Etimologías… ¡qué felicidad! El profesor era un filósofo que hablaba como muppet, pero que un amigo a quien le dio clase de griego en preparatoria me aseguró era muy bueno. Y tal vez era muy bueno, pero eso no lo podré saber, pues apenas y tuvimos unas tres o cuatro clases cuando empezó a faltar. Ese semestre, por un capricho más de nuestra Alma Mater (el de adaptar el calendario al de la SEP), duró muy poco, causando gran estrés a los profesores, que debían de dar lo que se da en seis meses en apenas cuatro. Pero mi profesor de Etimologías, después de dos meses continuos de faltar, demostró no estar estresado en absoluto. Un buen día llegó el Coordinador de la Licenciatura a darnos la triste noticia: desde hacía un mes nuestro profesor ya había renunciado, porque había encontrado un trabajo mejor pagado (yo me pregunto: ¿por qué esperaron un mes para decírnoslo?). La solución era llevar la materia intersemestral, estudiar por nuestra cuenta y presentar un examen de Estudios por Competencias o llevar un minicurso express impartido por el propio Coordinador; esta última opción fue la elegida. Por supuesto que salí del minicurso express con unas buenas notas que no expresaban mi sentir frente a la materia: el de completa ignorancia.

Dos veces llevé Etimologías; dos veces se perfilaron para convertirse en mi materia favorita; dos veces el destino atentó para que yo no aprendiera ni madres. Así es la vida de cruel.

Esa fue, damas y caballos, la increíble y trite (sí, trite) historia de su amoroso servidor y las estúpidas etimologías. Ya qué, a ver si luego la tomo como oyente, cuando haya llegado un profesor permanente (¿o será acaso una especie de Defensa contra las Artes Oscuras de la Facultad de Humanidades? Por lo que sé, ése era el primer -y único- año que el susodicho profesor impartía tal materia).

h1

Cuando un Best Seller es buena literatura

abril 20, 2008

¿Por qué El código Da Vinci es malo?

¿Es malo porque su narración es sencilla, agradable y fluida? Claro que no. Una crítico soberbio podría decir que sí, pero no es cierto. El grado de dificultad de la lectura no son factores que determinen la calidad de una novela (la concordancia entre tema, público y dificultad, sí).

¿Es malo por tratar un tema polémico y, además, de manera poco realista? Claro que no. Uno puede escribir sobre elefantes voladores que destruyen al Vaticano y violan a la Virgen y hacer una verdadera obra de arte. El tema no es un factor que determine la calidad de una novela.

¿Es malo por las incongruencias históricas y por los terribles errores a la hora de describir la arquitectura y las obras de arte? Claro que no. Existe una cosa llamada contrato de veridicción; no porque sea imposible que existan los Oompa Loompas Charlie y la fábrica de chocolate es una mala novela. La congruencia entre el mundo real objetivo y el mundo ficcional no es un factor que determine la calidad de una novela (si así fuera, TODAS, y cuando digo TODAS quiero decir todas con mayúsculas, TODAS las novelas serían malas).

Estas cosas no hacen de El codigo Da Vinci una mala novela. Tampoco la hacen buena; en realidad es entretenida, como una película palomera, pero no es trascendental en la literatura, es una más del montón, pero mala… Bueno, en realidad es mala. Pero, ¿qué la hace mala? Si no es el tema, ni el estilo, ni la incongruencia, ¿qué hace de El código Da Vinci una mala novela?

Bueno, cada crítico tendrá su opinión, pero para mí -que ni me acerco a ser pseudo crítico- es porque El codigo Da Vinci es una novela pretenciosa.

Es una página, y, particular, dos líneas, la razón de que que sea mala:

“Todas las descripciones de obras de arte, edificios, documentos y rituales secretos que aparecen en esta novela son veraces.” (p. 11)

Estas palabras están fuera del discurso narrativo. Su función es informativa y no estética. Brown, en estas líneas, miente. Y no se supone que en un discurso como éste se digan mentiras. Brown, en estas líneas, demuestra que su afán no es artístico; demuestra que lo quiere es joder a la gente (y la Santa Iglesia cayó en la trampa, pues más le hubiera valido ignorarlo); demuestra, pues, que sus intenciones son engañar. Dan Brown, en estas líneas, da fe de toda su pretención.

Ahora algunos dirán: “¡Gooooey! ¡Estás hablando de un tema pasado de modaaaaa!”, y tendrán razón, pero en realidad al hablar de El código Da Vinci sólo quiero dar una introducción a lo que realmente quería decir, y que diré en el próximo post, por razones de espacio, tiempo y otros eufemismos para decir hueva.

Nos vemos.