h1

Siempre odié al número 8

noviembre 25, 2008

Siempre lo odié porque nunca me aprendí la jodida tabla del ocho. Sí, ríanse, porque es cierto: ninguna otra tabla me cuesta tanto trabajo como la del ocho. Y por eso siempre dije: “no me gusta el número ocho”.

Y ahora tengo una razón más.

Hace algunos días (y eso ya es noticia vieja), se aprovó la dichosa cosa esa 8 en California, y todas las parejas homosexuales que hasta ese momento disfrutaban del derecho al matrimonio, lo perdieron.

Muchas personas, heterosexuales y homosexuales, están sencillamente en contra del matrimonio. Lo consideran una institución vacía y podrida. Y tal vez lo sea en muchos casos, pero, ¿le negarían el derecho a las personas de casarse? Mis padres llevan 25 años de feliz matrimonio y hablo en serio cuando digo feliz… ¿qué dirían si de pronto les dijeran que su matrimonio no es legal, que no vale para nada, que nadie lo reconoce?

El matrimonio es una ocpción. No se supone que nadie obligue a nadie a casarse, uno se casa porque quiere y porque puede. Estoy seguro que los que tanto atacan al matrimonio no abogarían por destruír tal institución, dirían algo así como “yo no me voy a casar, no me quiero casar, no creo que casarse sea bueno”, y está bien. Ellos pueden no casarse y nadie va a decirles nada. Están en su derecho, porque el matrimonio es un derecho, y si quieres lo usas y si no no. Así funciona.

Los que atacan, sin embargo, al matrimonio gay, defienden al matrimonio “normal”. Y lo más extraño es que sus argumentos para atacar al matrimonio gay sean proteger a las familias, proteger a los matrimonios normales.

¿De verdad creen que nosotros queremos quitarles su derecho a casarse? ¿De verdad creen que nuestro afán es que ustedes no se puedan casar y nosotros sí? ¿De verdad creen que queremos hacer de la homosexualidad algo obligatorio? Pues les tengo noticias: no. Nosotros sólo queremos que se nos deje en paz, que se nos deje vivir como somos y como queremos ser. Ni siquiera buscamos que se nos “acepte”, no queremos obligar a nadie a nada. Pero existimos, lo siento, no importa lo que hagan o dejen de hacer, seguiremos existiendo.

Los homofóbicos idiotas salen con sus mamadas de “antes era ilegal, ahora ya casi quieren que sea obligatorio”. Piensan que los gays los invadimos como si fuéramos marcianos, porque de pronto ven que hay más. Pero no es así, no somos más: sencillamente ahora estamos superando el miedo y estamos diciéndole al mundo: “hey, aquí estamos”. Y no nos van a hacer desaparecer. No pueden. Yo no pido que nos acepten, pero tienen que vivir con ello.

Bueno, pues… recuerdo haber visto un par de videos que defendían con mejores argumentos al matrimonio homosexual. Aquí están:

Discurso de Carmen Montón, visto aquí:

Y este otro que no sé quién sea y a quien no le entiendo nada xD (bueno, un poquito), pero al que vi aquí, donde pueden también encontrar la traducción.

Anuncios

6 comentarios

  1. ¡Excelente post!

    Y genial ambos discursos, sobre todo el de la señorita Montón: con la cara de los derechistas que no sabían ni donde meterse al ser linchados públicamente en su hipocresía y su orgullo.


  2. Peor el número ocho es chévere. No es su culpa que lo usen para fines malévolos.

    La verdad sí está bien gacho lo que hicieron, aflora la ignorancia. La homofobia es para putos.


  3. Creo que admiro el talento de Carmen Montón, ¡qué buena oradora es! Ahora bien, estaba pensando para qué sirve el matrimonio legalmente hablando, ¿para asegurar una pensión o unos bienes cuando venga el divorcio?, ¿para poder hacer trámites juntos mientras la unión se mantenga? Si la respuesta a la segunda pregunta es sí, al menos tiene más mérito de la primera, pero la verdad es que tampoco podemos decir que dos personas que se aman no pueden vivir juntas sólo porque no se han aceptado como cónyuges en un registro civil; o que van a dejar de quererse porque a los demás no les agrada la relación. No lo digo para que los homosexuales dejen de luchar por que les reconozcan legalmente su matrimonio, también va para los hetero, pues a lo que voy es a esta idea, en la que coincido con Montón, de que el matrimonio de las constituciones es meramente una institución humana, se utiliza para proteger intereses meramente personales de cada ser humano; así que si los heterosexuales tienen derecho a proteger sus intereses, también los homosexuales porque siguen siendo personas; si hay una ley divina que dice que no es bueno que se unan dos hombres o dos mujeres cada quien debe decidir, como dijo Omar Khayyam: “Que yo sea escrito en el Libro del Amor; no me importa sobre el libro de allá arriba. Que borren mi nombre, o escríbanlo si quieren, que sea escrito en el libro del amor” Es decir, no tenemos por qué imponer nuestra vida a otros, cada quien tiene el derecho de hacer su vida como quiera, más que nada, la responsabilidad es consigo mismo, la búsqueda de identidad, de amor, etc., y los modos de vida deben ser respetados, a menos que afecten a otros, donde sí creo que habría que hacer restricciones porque también hay que ser considerados con los demás, pero me parece que los homosexuales no están en el plan de poner en peligro las instituciones de la sociedad, sólo quieren ser considerados como lo que son: personas.


  4. Tienes toda la razón, sin embargo no se necesitan papeles para amar, que debe ser la razón de toda unión Loocky y yo vamos a completar 12 años como pareja y diez de vivir juntos´y pensamos seguir así, lo demás es lo de menos para nosotros.


  5. Toda la razón. Los homosexuales sólo están reclamando el derecho a que sean reconocidos como iguales ante la ley. Los heterosexuales tienen derecho a casarse. Los homosexuales, ¿no? ¿Porque son ‘distintos’? ¿Porque ‘no es lo mismo’?
    Claro que es lo mismo. Estamos hablando del matrimonio como un compromiso por amor, como la máxima expresión de una relación. Eso en teoría. El amor y las relaciones personales son lo mismo tanto en heterosexuales como en homosexuales. El concepto de familia tradicional no debería ser tan cerrado. El hecho de que la pareja sea del mismo sexo no significa que inevitablemente la familia vaya a ser agredida, que esté desestructurada. Es que es tan absurdo todo que desvarío y no se me ocurre nada mejor que decir que lo que has dicho tú.


  6. Awww.. hoy amo a todo mundo: a ti por tus posts tan gay, con su escencia de libertad, madurez, y satisfactorios por de más; a carmen montón y a yeltzirtivina o como se escriba, por lo mismo, wow me siento libre aqui metido en mi casa con un par de conservadores padres que estan a punto de saber de mi, y me da pánico, estoy como en el ojo del huracán…a ver que sucede, te quiero man :D, casemonos!!
    Mañana te mando msj de año nuevo 😀



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: