h1

Un episodio más de Los dramas del León Enjaulado

septiembre 18, 2008

Ayer en la noché me puse a llorar. Dicen que no hay mal que por bien no venga, lo malo es que tampoco hay bien que por mal no venga. Sí, la vida es un constante ciclo de bienes y males, pero bueno, hay que disfrutarlos tanto estos como aquellos. Desde que volví de Vancouver me he sentido un poco deprimido; no tanto porque extrañe ese lugar, sino porque mi vida cambió radicalmente, ya que, al no estar a tiempo para las inscripciones, me vi obligado a tomar clases en el turno vespertino.

El primer año de mis estudios de licenciatura fue fantástico. Conocí a algunas personas a las que ya quiero mucho y tuve buenas experiencias, amén de que sí he aprendido mucho y estoy mucho más seguro de lo que quiero ser y hacer en el futuro. Sin embargo, ahora de pronto la facultad se ha convertido en un lugar horrible. La verdad es que no lo aguanto, y me siento bastante fuera de lugar. Me canso mucho, me aburro y me desespero, y es que yo no soy un chico vespertino, no puedo acostumbrarme a levantarme tarde, siento que pierdo toda la mañana y, por lo tanto, todo el día, extraño a mis amigas, extraño comer con mi familia en la tarde, salir con mis amigos o al teatro de vez en cuando los viernes -los fines de semana ya hace mucho que no los tengo libres- y todo eso.

Esta situación escolar ha repercutido mal pedo en mi ánimo y, por supuesto, me ha dado un bajón emocional. Y todo tiene que ver con Vico, como siempre. La verdad muchos de ustedes pensarán que soy un poco patético, y tal vez lo soy, y que no estoy haciendo nada para superarlo, pero eso es mentira. He dado mi mejor esfuerzo para sobrellevarlo y ser feliz y, ¿saben qué? Lo estoy logrando. Pero, incluso aunque lo esté logrando, resulta que soy un chaval que no termina de dejar la adolescencia y que, lo quiera o no, sufre de episodios de depresión de esos que son úber-normales en la gente de mi edad. Aparte de eso, me he identificado como obsesivo-compulsivo, y, aunque eso me hace más lindo -jajaja-, creo que debería ir a terapia -estoy considerándolo muy seriamente.

Como sea, esta semana en especial he estado en mayor o menor medida sintiéndome miserable, aunque los que han hablado conmigo últiamente se darán cuenta que no tanto en realidad. Pero ayer en la noche me entró la melancolía y lloré mucho como hacía mucho ya no lo hacía. Y le mandé un mensaje.

Sí, desde hace un tiempo, cuando lo veo, me dan ganas de decirle un par de cosas referentes a mis sentimientos. No es nada que él no sepa realmente, pero yo quería decírselo; sin embargo, siempre que intento se me atoran en la garganta las palabras. Así que ayer en un episodio de locura escribí un mensaje de texto kilométrico (Fuck! 10 SMS!) y se lo mandé. Espero que le haya llegado, porque realmente quiero que lo lea. Y no quiero que me diga nada al respecto -¿qué me podría decir que no me haya dicho ya?-, o que de algún modo haga algo para hacerme sentir mejor. El hecho de habérselo dicho -aun cuando no puedo estar seguro de que lo haya recibido y eso- me ha dado mucha tranquilidad. Creo que con esto concluye un episodio más de Los dramas del LeÓn y su amado VoldEMOrt, y nos vemos la próxima vez, en el mismo baticanal.

Ahora ya me siento más concentrado, y creo que me dedicaré a leer los libros que tengo que leer y a escribir un poco, tal vez, a reflexionar sobre algunos temas sobre los cuales quería escribir por acá y a disfrutar un poco de las cosas buenas que me da la vida, a emocionarme planeando mi cosplay para diciembre y a ahorrar para comprarme ropa bonita. Sí, me siento contento al fin.

Por cierto, mi hermana una vez me preguntó: ¿y Vico no lee tu blog? No, no lo hace. Pero podría hacerlo si quisiera, pues sabe que existe y se lo he enseñado más de una vez. Y no me preocupa: no hay nada aquí escrito que él no sepa.

¡Los amo! ^^

Anuncios

9 comentarios

  1. A lo mejor no lo lee porque es muy aburrido. O patético.


  2. No lo lee porque es un pinche huevón, no nos engañemos.


  3. Bueno. Pero igual tienes post muy patéticos y aburridos.


  4. posts*


  5. Lo sé, a veces exponer mis sentimientos es demasiado para tu refinado paladar… pero, ¿qué se le va a hacer? Es terapéutico, y es mío.


  6. ¿Mi refinado paladar?… ni que imprimiera todo y me lo tragara o_o


  7. Ok, dejemos la retórica a un lado, pues -_-


  8. Hola! =)
    No sé, me habia pasado por aquí hace harto tiempo y me encanta tu blog… ni idea de por qué no te habia posteado antes xD
    ah! en tu perfil dice algo de “Me gusta escribir. algunos mentirosos me han dicho que soy bueno…”
    En fin, falta algo… cámbiale el “mentirosos” por “sinceros/inteligentes”. Porque sí, escribes muy bien, y yo no miento ^^

    Cuidate, saludos
    bye!


  9. “So much drama”
    Pero para mí está bien… :S

    Xoxo. A
    (Iuw, ya ni sé que comentar, ni qué escribir. HELP ME!!)



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: