h1

No me des el pésame

marzo 24, 2008

Familiares míos han muerto unos cuantos, pero el jueves murió mi abuela materna, que era, de entre los que ya se fueron, con la que más conviví.

No estoy triste; por el contrario, me siento muy tranquilo. Me explico: hace cuatro meses que ella estaba en coma y desde ese momento ya sabíamos que ya no iba a despertar y que sólo le quedaban de tres a seis meses de vida.

¿Pero eso acaso era vida? Sin hablar, sin sentir -quiero pensar-, si disfrutar. No; mi abuela tal vez no estaba estrictamente muerta, pero ya llevaba cuatro meses de no estar viva. Cuatro meses durante los cuales mi madre dormía poco y estaba intranquila, durante los cuales toda la familia se desetabilizó, durante los cuales hubo peleas y conflictos. Pero ahora lo peor ya pasó y ahora puedo ver a mi mamá triste, pero tranquila.

En estos días algunos amigos se han enterado de esto y, obviamente, me han dado el pésame. Yo entiendo perfectamente que lo hagan, por cortesía o educación, pero preferiría que no lo hicieran.

Por lo menos a mí no me gusta dar el pésame, ya que si muere alguien cercano a alguien cercano, pero no cercano a mí, lo más probable es que, de hecho, no me pese; ¿por qué voy a decir que me pesa si no me pesa? No. Yo puedo decir te apoyo, puedo ofrecer mis servicios si al doliente se le ofrece algo, puedo ofrecer mis hombros para llorar, pero no puedo decir una mentira, aun cuando es una mentira cortés y educada.

Ahora que me han estado dando el pésame me siento demasiado incómodo. Como que uno se debe mostrar triste al recibir el pésame porque si no va aparecer insensible; pero es que yo no me puedo ni me quiero mostrar triste porque no estoy triste. Llevo un tiempo sintiéndome más feliz de lo que me había sentido en mucho tiempo (obviamente la muerte de mi abuela nada tiene que ver) y quiero que todo el jodido mundo lo vea.

El año pasado estuve casi siempre triste. No me arrepiento, porque dicha tristeza me movió a muchas reflexiones y constituyó el pie para importantes mejoras en mi vida, pero no quiero revivir el sentimiento. Soy feliz, estoy feliz.

A lo más estoy cansado, pero no triste. Obviamente extrañaré a mi abuela, aun cuando no fue una abuelita cuentacuentos a la Cri-cri, pero el duelo ya pasó hace cuatro meses cuando su prescencia -esa que me regañaba cuando me mordía las uñas- se fue dejando atrás un cuerpo triste, inútil y pesado. Ahora sé que descansa, y también nosotros podremos descansar.

¡Vamos, a reír un poco con las Potter Puppet Pals!

Anuncios

4 comentarios

  1. Justamente te iba a decir que ese capítulo de Puppet Pals había ganado un premio de no-se-qué en Youtube (bueno, un premio no, mas bien un reconocimiento).

    Amor =D


  2. Voldemort, Voldemort, Evilde-vilde-vilde-Voldemort (8)


  3. Bueno, entonces que descanse en paz.

    (Snape, Snape, Severus Snape)


  4. Bah… lo que te tenía que decir ya te lo dije en por messenger.. pa que pierdo mi tiempo.. jaja ntc…

    Pues solo te digo que te entiendo más de lo que imaginas, en todos los sentidos… no tengo que decirte ánimos, no tengo que decirte que te apoyo en lo que se te ofrezca, no tengo que darte palabras de aliento (porque no vaya a ser que me huela feo la boca), y es porque no se requiere de una situación especial para hacerlo.. así que mejor nunca lo hago… jajaja ntc!

    Pues bueno, life goes on…

    Cuídate!!!! y de todas maneras te queremos y te estimamos, aunque no te lo creas 😀

    Andy



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: